Historia

Se sabe que fue en el Antiguo Egipto donde se comenzó a curar la carne con sal, elaborando las primeras salazones. Se cree que fue de las primeras culturas en salar jamón y pescados procedentes del Nilo, creando los orígenes del plato denominado Bottarga, muy típico en la cocina mediterránea. Uno de los primeros usos culinarios pudo haber sido la maceración en salmuera del fruto del olivo: las aceitunas.

Los celtas también adquirieron el conocimiento de la aplicación culinaria y preservativa de la sal, empleándola en las salazones de la curación de las carnes. Cuando los celtas fueron cediendo a los avances del Imperio Romano, el conocimiento sobre estas técnicas fue traspasándose poco a poco.

En la actualidad, la sal refinada ha venido siendo sustituida en las cocinas de los grandes chefs por las de colores y las que se mezclan con especias.